martes, 11 de octubre de 2005

otro dia, te lo juro

tomé el último trozo de tortilla de patata, mientras Oli se liaba un canuto. entonces Miah salió de su gruta, muy alterado, diciendo que había oído pasos en el techo, la habitación de Ryan, que está de vacaciones en Suráfrica. según él, alguien había escalado por un coche aparcado en la calle, hasta la tubería, y se había colado en la habitación. me mostró las supuestas huellas de pisadas en el capó del coche... y empezó a gritar a la ventana: hey, motherfucker! come out! gonna stab you! gonna call the Police! Katia salió de su habitación -Am I safe?? Miah me llamó otra vez abajo. quería derribar la puerta (-hey, you fucker, come out! y cosas por el estilo), pero al final sólo llamó a la policía. Oli, asomado a la ventana del baño, que también da a la calle, vio cómo 12 maderos llegaban al lugar, en bandadas, y le gritaban, -hey, mate!, a lo que él respondió, indicando la ventana de abajo, -no, no... y adentro se metieron uno tras otro, tiraron la puerta abajo viendo que allí, por supuesto, no había nadie. Miah tuvo que pedir disculpas y aún un poli tocahuevos empezó a hacerle preguntas indiscretas, mientras yo me subía a la habitación a seguir bajándome música y escribir unos e-mails. al rato a Miah le entró otra vez la paranoia y me preguntó algo sobre la habitación de Rachel... le mandé a tomar por culo.
al día siguiente había una cuerda atada al maltrecho picaporte de Ryan, y a la balaustrada de la escalera, contra la que me escalabré al llegar. a todo ésto, Oli no consiguió encontrar la china recién comprada de tan apresuradamente se la había escondido sabe dios dónde la noche anterior.

genial

manolai@gmail.com

1 comentario:

blueberry dijo...

juer primin!!!!
yo quiero vivir en una casa como la tuya....
por cierto nene me voy a morocco, ya te contare....