lunes, 31 de octubre de 2005

de paseo, pero tambien...

en bici, por la City, sobre todo por las mañanas, cuando está en plena ebullición de gente por la calle, ejecutivos, secretarias, comerciales, mensajeros, repartidores...cruzando la calle en todas direcciones. En el asfalto, viajas entre una nube de autobuses de dos pisos, autobuses largos, taxis, furgonetas de reparto, ferraris, motoristas, camiones y couriers (mensajeros) en bici, en moto... es la ley de la selva, un gigantesco caos ordenado, difícil de describir, entre esos edificios de diseños caprichosos, cruces inextricables y rotondas indescriptibles, calles estrechas de doble sentido por donde circula el mayor caudal financiero de Europa.
codo con codo con los otros ciclistas, en su mayoría couriers o, a horas, mayoría de gente que va y viene en bici al trabajo. como yo solía ir al mío en Canary Wharf, el otro gran órgano financiero londinense.pero la City...te agarras fuerte al manillar al sentir en tu oreja el zumbido del enjambre de motoristas que ha salido del semáforo 1,5 segundos después que tú, para después alcanzarlos sigilosamente y regatearlos en el semáforo siguiente, por entre coches y autobuses y gente que se cruza por entre el atasco y alcantarillas y coches de policía que hacen sonar la sirena salvajemente y mejor te apartas o Mad Max te pasa por encima. y entonces si te sabes colocar sales con ventaja y en realidad se trata de una carrera, cada uno a su ritmo pero celoso de él.
los taxistas van a su aire y, si tú no te sales de tu tiesto, ellos no se salen del suyo. en cierto modo te respetan, saben que estás ahí y también saben reconocer cuándo les has ganado la posición. con los repartidores pasa parecido, pero suelen conocer peor la ciudad y a veces hacen giros imprevistos y no dan los intermitentes (otro punto para los taxistas). de los autobuses no te puedes fiar, pero los que hacen la ruta por la City suelen ser más considerados y a veces te hacen hueco para que pases. normalmente las bicis van pegadas a la izquierda, y las motos van por la derecha, invadiendo el carril contrario, vigilando que no venga un autobús de frente y no tener dónde meterse. a veces se me ha dado el caso de pasar entre dos autobuses que van en sentido contrario y juro que acojona. aprietas los dientes y el culo y sonríes por si la foto. y de todas formas, el casco no te iba a servir de nada ahí.
hay veces que sólo te apetece "ir" a un sitio y sin prisas ni agobios. pero la City es lo que tiene. y tengo que atravesarla por un sitio o por otro si quiero ir al Centro, al West End. bordearla lleva demasiado tiempo y millas.
si quieres aventura, si realmente quieres sentir la adrenalina chorreándote de los colmillos, dáte una vuelta en bici por la City de Londres

manolai@gmail.com

1 comentario:

fisher dijo...

Un indicativo de calidad de vida de una ciudad podría ser lo preparada que está para circular por ella con una bici y lo preparado que están el conjunto de conductores para respetar a los ciclistas...

Ejem;
Madrid : 0 points
Amsterdam : 10 points

Londres : ** points (seguro que aprueba)