jueves, 3 de marzo de 2005

Si has visto una comia, seguramente estás en peligro. Caminas a oscuras y te parece que una sombra se ha movido. Está ahí. Pero no la ves. ¡Corre! Las comias te comen. Si te alcanzan, te comen. No es fácil escapar. Una comia es horrible. Nadie las ha visto nunca, pero sabes que te van a comer. Ellas siempre están al acecho. Si te las encuentras en medio del pasillo... ¡Corre!¡Salta corriendo a la cama y métete muy debajo de las mantas! Allí no suelen buscar. Pero no olvides que están ahí. Y te están observando en la oscuridad.

manolai@gmail.com

1 comentario:

manolaii dijo...

pero las famas (J.C.)